VENGA, NOS VEMOS

VENGA, NOS VEMOS
ebook
Ficha Técnica
ISBN:
978-989-52-5640-2
EAN:
9789895256402
Páginas:
640
Derechos eBook:
Copiar/pegar: Prohibido.
Imprimible: Prohibido.
DRM
No

3,00 €
Comprar

Esto no es, sino una puesta en escena; una puesta en escena, donde el argumento, no es que no sea relevante, que lo es, o lo puede llegar a ser, en aquellos momentos que lo sea, o para el lector, que lo fuere, sino que ocupa un segundo plano, y de hecho, bien se podría decir, que no es, sino un mero pretexto para escribir la obra ? lo que es, una mera sucesión de ideas, apenas esbozadas, e hiladas, con mayor o menor acierto, entre las que se intercala alguna que otra observación propia, que al margen de sugerir otras posibilidades, tampoco responde, sino al simple ejercicio de lo que es el sentido común? Un viaje, a través de toda una seria de clichés, donde todo tiene su razón de ser, y salvo excepciones lógicas, que abren otras perspectivas, o el propio sesgo personal, que hace parecer otra cosa, tampoco crean nada nuevo? y es un viaje, porque toda la literatura al respecto habla de un viaje, y es un viaje en busca del amor, o cuando menos, en algún momento se hablar del amor, porque toda la literatura al respecto habla del amor, pero a diferencia de la literatura existente, el final, por ejemplo, no es un final desarrollado, sino precipitado, porque en todo nacimiento hay una precipitación; una precipitación, y un riesgo ? un viaje de aventuras, porque toda la literatura al respecto habla de aventuras, y como ocurre en los viajes de aventuras, no hay pocas mujeres, aunque a diferencia de los viajes de aventuras, aquí las mujeres, sim embargo, sí que desempeñan un papel protagonista, o cuando menos, tampoco se puede decir, que haya realmente un papel protagonista? un ficción, como digo, de lo que ocurre durante los tres días en que estamos muertos, y digo tres días, porque uno es de cultura cristiana, y en la cultura cristina, se dice, que al tercer día resucitó; que resucitó, y ascendió a los cielos? una puesta en escena, como digo, donde las ideas son tan sólo esbozadas, porque no es este precisamente tiempo de ideas, sino de formas; un tiempo muerte entre dos períodos, uno que empieza, y otro que acaba ? el momento de las chicas monas con sus pompones? el momento de abrir las zanjas, donde irán los cimientos del nuevo período clásico, pero no, de poner cimientos, ni de haber mayores desarrollos; el momento de volver a la esencia; el momento de acabar con las formas, que han viciado la esencia; el momento de pegarle fuego a todo, con la convicción, consciente, o inconsciente, de que lo que realmente sea esencia, prevalecerá, ya que la esencia, es por definición indestructible?no obstante, siempre habrá cabida para la reflexión, ya que tampoco queda tan claro, que lo que nos ocurra en esta vida, depende de lo que hayamos hecho en vidas anteriores, como de lo que hayamos hecho durante el tiempo en que hemos estado muertos, cuando además la ley de la causa y del efecto, es de efectos inmediatos, y ninguna trascendencia puede tener de una vida a otra.