TÉCNICAS DE REDUCCIÓN Y CONTROL DE PERSONAS VIOLENTAS

TÉCNICAS DE REDUCCIÓN Y CONTROL DE PERSONAS VIOLENTAS
ebook
Ficha Técnica
ISBN:
978-987-761-736-8
EAN:
9789877617368
Formato:
Epublication content package
Derechos eBook:
Compartir: 6 dispositivos permitidos.
10% permitido.
DRM
Si

6,46 €
Comprar

FUERZAS DE SEGURIDAD. Técnicas de Reducción y Control de personas violentas: es una guía práctica para los estudiantes de defensa personal que trabajan en la seguridad tanto pública como privada, ya que se basa en ejercicios que fueron realizados por personal de calle con experiencia en procedimientos y resultaron muy eficiente.El objetivo de este libro es aportar un método más de entrenamiento en defensa personal policial, recogiendo técnicas de diferentes artes marciales y profundizando en el sistema legal de cada país o región, ya que al entender del autor, cualquier practicante puede realizar una palanca o efectuarle un golpe rápido y preciso en el cuerpo de un atacante, pero lo que se considera más difícil en todo entrenamiento policial o sobre las fuerzas de seguridad encargadas de  hacer cumplir la ley, es reducir o inmovilizar a un atacante tratando de ocasionarle el menor daño posible y ponerlo luego a disposición de la justicia. En estos tiempos tan violentos que estamos viviendo cada procedimiento cuenta para que el funcionario público sea criticado por su exceso de Autoridad o Apremios ilegales, brutalidad o cause alguna lesión grave al revoltoso, siendo a veces el delito o la falta, de menor importancia que el daño ocasionado por el representante de la Fuerza pública, es por esto que debemos tener mayor atención al entrenamiento y a los métodos que utilizamos, porque no es necesario competir ni romper gran cantidad de maderas para demostrar nuestro poder al momento del combate. Si debemos tener muy en cuenta nuestros pros y contras a la hora de actuar. En muchas ocasiones es mejor tratar de entablar un lenguaje tranquilizador, como lo aconsejan las Normas internacionales sobre el Arresto de la O. N. U. a todos los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, y no utilizar la agresión física ni los  métodos de reducción, si estos no lo ameritan. El entrenamiento serio y constante, seguido de la supervisión de un profesional en la materia, asegura un procedimiento profesional y no cuestionable. El conocimiento es el mejor arma que puede utilizar el funcionario público en servicio, y tomar conciencia que su trabajo requiere de un constante entrenamiento tanto físico como mental, es aún más importante. Contar también con herramientas para poder defenderse en los momentos críticos, es una ventaja que debemos aprovechar al máximo. En cada procedimiento y en cada momento de la vida, la persona más importante que debemos controlar, es uno mismo. Si logramos esto a través del entrenamiento, el objetivo planificado será cumplido.