SIN QUE SEPAMOS NADA DE LA ÚLTIMA GOTA

SIN QUE SEPAMOS NADA DE LA ÚLTIMA GOTA
ebook
Ficha Técnica
ISBN:
978-84-17321-68-0
EAN:
9788417321680
Derechos eBook:
Imprimible: Prohibido.
Copiar/pegar: Prohibido.
Compartir: 6 dispositivos permitidos.
DRM
Si
Colección:
TALENTO

3,99 €
Sin stock

«...hay cosas que terminan sin haber acabado, como lo hace la lluvia, sin que sepamos nada de la última gota».

«¿Existe alguna diferencia entre lo premeditado y lo fortuito? En los cuentos de Sin que sepamos nada de la última gota, a menudo asoma la sensación de que no, de que todo es uno y que el funcionamiento dual al que estamos acostumbrados tiene fallos, quiebras, escapes. Entonces, alguien repara en estas fugas y se acerca a perderse. Perderse para encontrarse. Y esa trayectoria es una salvación.

»Todos los personajes del libro esperan, a veces sin saberlo, que ocurra algo que los zarandee para comprobar que siguen ahí, en ese mundo que nada se asemeja al de la infancia o los primeros años de juventud. No es, sin embargo, un libro pesimista.Es un libro humano. Existencial. De él se desprende cierta dosis de esperanza, de ilusión, aunque a veces estas se vean truncadas por nuevos abismos.

»Falcón consigue banalizar lo profundo, quitarle la trascendencia que acostumbra a dársele a temas como la muerte, la locura, la infidelidad o la soledad. En los cuentos vemos alusiones implícitas a mitos, a cuentos clásicos, pero, por encima de todo, respiramos una manera muy particular de entender la existencia, una manera que se burla del ritmo frenético en el que vivimos en occidente y muestra otras trayectorias vitales que suelen pasar desapercibidas. La idea de la transformación está muy presente en todas las historias y resulta apasionante averiguar cómo va sucediendo, cómo es el camino y qué puentes tiene que cruzar el personaje. Para conocerle hay que seguirle, mirarle, escucharle, entender esos latigazos de conciencia que sufre. Pese al sufrimiento, no son personajes víctima. No. Algunos de ellos se conocen tan bien que ni siquiera se fían de ellos mismos, intuyen sus límitesy actúan. Falcón no los premia ni castiga por sus acciones, tan minuciosamente descritas sino que los acompañaen sus decisiones. Son cuentos que exudan vitalidad, movimiento, no hay juicio, anterior ni posterior. Parecen atemporales y distópicos, pero son el resultado de una mirada libre de condicionamientos que ama lo humano en toda su dimensión».
Maite Alarcón