1816, EL AÑO QUE NO HUBO VERANO

1816, EL AÑO QUE NO HUBO VERANO
ebook
Ficha Técnica
ISBN:
978-84-17780-20-3
EAN:
9788417780203
Páginas:
192
Formato:
Epublication content package
Derechos eBook:
Compartir: 6 dispositivos permitidos.
DRM
Si

5,99 €
Comprar

? Jordi Tello, el poeta de los instagramer, regresa con un nuevo libro de relatos inéditos hasta el momento.
? Un referente de la poesía urbana actual en nuestro país, con casi cincuenta mil followers... y que gana seguidores cada día que pasa.
 ? Una voz nueva, fresca y personal. Una forma distinta de ver el mundo y relatarlo en clave poética. Este es un libro de relatos poéticos, de ventanas a la vida donde asomarse con mirada crítica y piel sensible.

Jordi Tello nos regala su mirada particular, siempre en clave poética? Imagina la erupción de un volcán en medio de la nada. Imagina una columna de humo y ceniza superior a los 40 km de alto. Los cielos grises, los días nublados. Imagina levantarte por la mañana y que todo esté oscuro, imagina acostarte al atardecer sin que el sol haya despuntado. Imagina que un volcán explota en Indonesia y que a todo el hemisferio norte le desaparece el verano. Un verano sin sol, un verano sin playa, sin risas. Solo un verano oscuro. Sucedió de verdad. Sucedió en 1816. Aquel verano Mary Shelley escribió Frankenstein. Yo también he sentido la erupción de un volcán en medio de la nada, la columna de humo y ceniza superior a los 40 km de alto, los cielos grises, los días nublados. He sentido levantarme por la mañana y que todo esté oscuro, acostarme al atardecer sin que el sol haya despuntado. Te fuiste y dentro de mí estalló un volcán que lo nubló todo. Sucedió este verano. A mí ahora algo me nubla y me hace sentirme perdido por dentro. Mary Shelley creó Frankenstein. Yo sé que, amándote, contigo creé un monstruo. Tu recuerdo, como las cenizas, aún vuelan en el aire. Aún tengo que asumir que, como el verano, te has marchado.

AUTOR: Jordi Tello.
Mi madre siempre dice que yo nací dos veces. No se equivoca. La primera fue cuando ella me dio luz, la segunda fue cuando, sin saber por qué razón ni con qué motivo, comencé a escribir. Del primer parto no recuerdo nada, pero del segundo he de decir que, por extraño que parezca, nací en una isla totalmente desierta. Yo tenía catorce años. Desde entonces hasta ahora, me he pasado toda la vida escribiendo porque dicen que los náufragos escribimos mensajes que lanzamos al mar en una botella de cristal para pedir auxilio. Ahora vivo en una gran ciudad, pero a veces regreso a esa isla a escribir. Mucho tiempo me ha costado comprender que los mensajes que tiraba al mar no eran mensajes de socorro sino una invitación para compartir esta isla.

Otros libros del autor Ver todos

TODOS LOS DÍAS DE AQUEL VERANO
ebook