1 Resultados
  • CHIVOS, LOS
    CHARAIBI, DRIS
    Había que saber contentarse con su reducido espacio y unas cuantas bocanadas alquiladas dde aire, roncar sólo si los demás llevaban ya un buen rato roncando e incluso entonces roncar como ellos, a su medida y según su intensidad. Si las pulgas y los chinches picaban, no había que rascarse, porque una simple rascadura dislocaba todo el castillo de naipes; y además era una pérdid...
    Sin stock, disponible en breve

    12,00 €