CHICAS DE PAPEL Y FUEGO

CHICAS DE PAPEL Y FUEGO
ebook
Ficha Técnica
ISBN:
978-84-17780-06-7
EAN:
9788417780067
Pàgines:
416
Format:
Epublication content package
Derechos eBook:
Compartir: 6 dispositivos permitidos.
DRM
Si

5,99 €
Comprar

Cada año, eligen a ocho chicas hermosas que servirán al rey como Chicas de Papel. Es el más alto honor al que pueden aspirar? y a la vez, el más degradante. Este año hay una novena chica. Y en lugar de papel, está hecha de fuego. Lei pertenece a la casta de papel, la clase más baja de Ikhara. A pesar de eso, un rumor sobre sus ojos dorados ha despertado la curiosidad del rey; por eso, la apartan de su hogar y la llevan al opulento palacio, una prisión dorada, y su vida queda sometida a los caprichos del Rey Demonio. Mientras sueña con escapar, Lei comete lo impensable: se enamora. Su romance prohibido, entretejido con una trama explosiva que amenaza al mismísimo rey, va a obligar a Lei a decidir hasta dónde está dispuesta a llegar en su lucha por la libertad. Exótica, poética y absolutamente inolvidable, Chicas de papel y de fuego es una historia extraordinaria que nos recuerda que el amor puro y la pasión pueden trascender incluso el destino más desalentador. «La trama de Ngan es tensa y compacta, sus secuencias de acción son elegantes y cargadas de adrenalina, y sube exponencialmente la apuesta de su historia con un final que quita la respiración. Pero lo que más distingue a este libro es el modo incisivo y embriagador con que escribe sobre el amor.» Publishers Weekly (Crítica destacada)

AUTOR
Natasha Ngan es escritora y profesora de yoga. Se crió entre Malasia, de donde proviene la parte china de su familia, y el Reino Unido. Esta crianza multicultural mantiene su influencia en lo que escribe, y le apasiona acercar diversas historias a los adolescentes. Natasha estudió Geografía en la Universidad de Cambridge; luego trabajó como consultora de redes sociales y tuvo un blog sobre moda. Recientemente se mudó a París, donde le gusta imaginar que camina con elegancia de una brasserie a otra, con un anotador en una mano y una copa de vino en la otra. En realidad, pasa la mayor parte de su tiempo perdiéndose en el metro y confundiendo a los lugareños con su francés.