AMALITA
LA BIOGRAFÍA

AMALITA
ebook
Ficha Técnica
ISBN:
978-950-07-4113-2
EAN:
9789500741132
Derechos eBook:
Imprimible: Prohibido.
Copiar/pegar: Prohibido.
Compartir: 6 dispositivos permitidos.
DRM
Si
Colección:
BIOGRAFIAS Y TESTIMONIOS

6,49 €

«No habrá ninguna igual», así la despidieron las mujeres de su familia
cuando murió, en febrero de 2012. La mujer más rica de la Argentina, la
viuda convertida en empresaria cementera de la noche a la mañana, fue
tan poco común como su historia.
Amalia Lacroze de Fortabat podía ponerse al frente de su propio equipo
de fútbol profesional con la misma naturalidad con la que mandaba en la
compañía cementera que había heredado de su marido, almorzaba con
presidentes (democráticos o no) o se hacía retratar por Andy Warhol.
Hija de una familia patricia, con mucho prestigio social pero no tanta
fortuna económica, era una veinteañera casada con un abogado cuando
conoció a Alfredo Fortabat, el industrial -también casado- capaz de
sacar millones de las piedras. Divorciados, en segundas nupcias formaron
un matrimonio donde los negocios, el amor y la política fueron de la
mano.
Tras enviudar, Amalita hizo de sí misma una leyenda, sin importar si la
verdad sufría en el camino. De su mano, Loma Negra creció aunque se
sucedieran los gobiernos. Hubo contratiempos: un juicio millonario por
estafa al Estado y la investigación por la desaparición de un abogado en
1977.
Prestó su avión para la guerra y ayudó a los ex combatientes de
Malvinas, desarrolló una fuerte tarea de acción social con su fundación
y se concedió todos los caprichos: una radio, un diario, los hombres que
quiso.
Amalita es el resultado de una intensa y rigurosa investigación
periodística. Es el producto de haber entrevistado a quienes la
conocieron y trataron en los más diversos ámbitos, pero también de una
obsesiva tarea de archivo. Marina Abiuso y Soledad Vallejos han escrito
una maravillosa biografía repleta de secretos; como su protagonista, una
mujer que sorprendió hasta en su último acto: vender la empresa que la
hizo famosa. En su final, conservó el dinero, no el poder.